CHILE – EL PLEBISCITO CONVOCADO POR LA COORDINADORA NO + AFP ES LA GRAN TAREA DEL MES

Posted by Nuestra publicación: on sábado, septiembre 23, 2017
Chile – El plebiscito convocado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores NO + AFP es la gran tarea del mes

CHILE – EL PLEBISCITO CONVOCADO POR LA COORDINADORA NACIONAL DE TRABAJADORES NO + AFP ES LA GRAN TAREA DEL MES


Patricio Guzmán S.
pguzmansk@gmail.com

Las AFP son parte del corazón del modelo económico capitalista concentrador y excluyente creado por la dictadura cívico – militar encabezada por Augusto Pinochet, pero legitimado y consolidado por los sucesivos gobiernos civiles hasta ahora.
La oposición a las AFP es transversal en el pueblo trabajador y las clases medias. Todas las encuestas muestran  que la gente quiere terminar con las AFP y las malas pensiones del sistema, pero a pesar de las marchas multitudinarias en todo el país, de los cientos de miles de trabajadores afiliados al sistema de AFP que respondieron al llamado a cambiarse al fondo E, y a abandonar a las AFP Cuprum y Provida que eludieron el pago de 420 millones de pesos de impuestos, la casta política ha cerrado filas en torno a las AFP y los grandes grupos económicos que se benefician con el ahorro previsional forzoso de los trabajadores transformado en capital a través de los mercados financieros.
El gobierno esperó hasta el final de su administración para enviar un proyecto de ley que reforma el sistema sin tocar nada de los fondos que administran las AFP , e insistiendo tozudamente en la creación de una AFP estatal, con otro nombre, pero bajo la misma lógica de fondos privados de capitalización individual, que son la base del sistema para transferiri el ahorro previsional al apalancamiento del gran capital.
En este mes de septiembre en que celebramos el triunfo popular del año 4 de septiembre de  que llevó a Salvador Allende y a la Unidad Popular al gobierno,  y la tiranía oscura que comenzó con el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, hay que recordar que el auge del movimiento popular y socialista en Chile, se sustentó en torno a algunos ejes aglutinantes entre ellos la Reforma Agraria (“La tierra para quien la trabaja”) y la nacionalización del Cobre (“El Cobre para Chile”). En nuestra época claramente un eje aglutinador de un movimiento anti capitalista poderoso, es la oposición a las AFP.
La reconquista de la Seguridad Social para las y los trabajadores chilenos mediante un sistema de reparto con financiamiento tripartito de trabajadores, empresas y Estad. La propuesta de la Coordinadora NO + AFP  permitiría duplicar e incluso triplicar las pensiones inmediatamente para los jubilados, y crear un piso de pensión universal para todos igual al salario mínimo, incluso para los que no cotizaron antes de llegar a la edad de pensionarse, mientras que los trabajadores que cotizan tendrán pensiones superiores de acuerdo con los salarios por los cuales se cotiza y el número de años cotizados.
Junto con la mejora sustancial de las pensiones hay otro aspecto muy importante en la propuesta,  un fondo de reserva técnico que permitirá mantener y acrecentar el ahorro nacional, garantizando las pensiones para las futuras generaciones cuando el país tenga una demografía envejecida, y crear un potente sector de propiedad social que modifique de raíz la balanza de poder entre las clases, en favor de la gente de trabajo.
El movimiento NO + AFP ha servido de catalizador al descontento porque toca un drama transversal de las familias chilenas como es el de las pensiones miserables, pero también porque la gente percibe que las AFP de alguna manera están en el centro de los abusos, la posición dominante oligopólica de los grande grupos económicos, y la corrupción político empresarial.
La Coordinadora Nacional de Trabajadores NO + AFP ha convocado a un plebiscito nacional autogestionado los próximos días 29 y 30 de septiembre y el  1 de octubre de 2017, sobre la base de trabajo voluntario en todo el país. El éxito de la organización y realización de esta consulta popular permitirá acerar y construir confianzas, ganar autoestima en las propias capacidades y redes de militancia social, que están en la base de cualquier proyecto transformador de la realidad.
El plebiscito convocado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores NO + AFP es la gran tarea del mes a la que tenemos  que abocarnos inmediatamente.

24 DE SEPTIEMBRE – ELECCIONES LEGISLATIVAS EN ALEMANIA

Posted by Nuestra publicación: on sábado, septiembre 16, 2017
24 de septiembre – Elecciones legislativas en Alemania


El 24 de septiembre se celebrarán elecciones generales en Alemania. Con una ventaja de catorce puntos sobre la socialdemocracia del SPD, el partido conservador CDU de Merkel se convertirá en la fuerza más votada y liderará el próximo gobierno de coalición. Está por despejarse si se formará un gobierno de gran coalición entre CDU y SPD, como en los últimos cuatro años, una coalición conservadora-liberal o, si, por primera vez, habrá una coalición entre la CDU-CSU, los liberales (FDP) y los Verdes. Cualquiera de estas opciones será una continuación de la política del gobierno procapitalista, antiobrero y racista.
Por otro lado, los populistas de derechas de Alternativa para Alemania (AfD), según las encuestas, entrarían por primera vez en el Bundestag con entre el 7 y el 10% de los votos. El mismo porcentaje que le dan a Die Linke los sondeos. Es significativo que el 46% de los votantes, según un sondeo del Frankfurter Allgemeine Zeitung, no haya decidido a quién votar.
Esto refleja una situación contradictoria en la que conviven elementos de polarización a izquierda y derecha en la sociedad, así como la esperanza en algunas capas de la población de que Merkel pueda garantizar la estabilidad. Estas esperanzas se basan en la situación económica relativamente estable, con grandes superávit presupuestarios durante los últimos años. Podríamos decir que Alemania ha sido la ganadora tras la crisis desatada tras la gran recesión de 2007-09. La crisis del euro exportó los efectos de la crisis a otros países como Grecia, el Estado español o Irlanda, lo que permitió un descenso en las cifras de desempleo en Alemania. Pero estas cifras son engañosas ya que al mismo tiempo, la clase trabajadora alemana está pagando un alto precio.
Crisis, polarización social, refugiados…
Las medidas de austeridad que, por ejemplo, Macron intenta realizar ahora en Francia, ya habían sido impuestas en Alemania en 2004 (reforma laboral, recorte en las prestaciones de desempleo…) por el gobierno socialdemócrata y verde. Estos ataques han provocado que casi 13 millones de personas estén en riesgo de pobreza y un 20% de la fuerza laboral tenga salarios bajos y empleos precarios. Tanto es así que Alemania ocupa el segundo puesto en el ránking de bajos salarios de la Unión Europea, por detrás de Lituania.
No obstante, dada la gravedad de la crisis, las medidas de austeridad y también la creciente inestabilidad en otras partes de Europa y del mundo mucha gente piensa que la situación en Alemania no es “tan mala” en comparación. Ésta es la base del apoyo a Merkel, que además se presenta como la “oposición” a Trump a escala internacional y de los populistas de derechas de AfD. También se ha fabricado una imagen de defensora de una política de refugiados más humanitaria, aunque en los hechos ha endurecido la legislación de asilo y ha llegado a un acuerdo vergonzoso con Erdogan para mantener a los refugiados fuera de la UE.
La cuestión de los refugiados polarizó al país enormemente cuando en 2015 más de 800.000 refugiados llegaron a Alemania. Esto provocó discusiones en el partido conservador y ayudó al AfD a entrar en varios parlamentos federales con hasta el 24,3% del voto en el caso de Sajonia-Anhalt, en Alemania Oriental.
Mientras los ataques contra los albergues de refugiados aumentaron, un 25% de la población participó en acciones de solidaridad con los refugiados. Los racistas se aprovecharon de la situación para pasar a la ofensiva, mientras que muchos trabajadores estaban preocupados de que la llegada de un gran número de refugiados pudiera conllevar un empeoramiento de la situación con respecto a los hogares y rentas y en cuanto a los empleos y los salarios. Por parte de la dirección de los sindicatos y de Die Linke el enfoque de clase, exigiendo una lucha conjunta por mejores condiciones de vida y puestos de trabajo dignos para toda la clase trabajadora, incluidos los inmigrantes y refugiados, brilló por su ausencia.
Merkel es fuerte porque el SPD no ofrece ninguna alternativa y se ha convertido en el sostén del gran gobierno de coalición durante los últimos cuatro años. El intento de la socialdemocracia de hacer una campaña electoral centrada en la lucha por la justicia social alrededor y encabezada por el nuevo presidente del partido, Martin Schulz, ha fracasado completamente. Es evidente que Schulz sólo habla de justicia social sin ofrecer alternativas concretas para mejorar la situación de la clase obrera. Schulz fue elegido porque no era tan conocido en Alemania debido a su posición como presidente del Parlamento Europeo durante muchos años. En Grecia, en el Estado español, en Portugal e Irlanda se conoce mucho más su apoyo entusiasta a los ataques de la troika contra los trabajadores.
Las contradicciones de Die Linke.
¡Por un programa verdaderamente socialista!
Es necesaria una fuerte y clara oposición de izquierdas vinculada con los movimientos sociales y las luchas sindicales que, aunque no estén en su máximo nivel, existen. Hay huelgas importantes y campañas de los trabajadores de los hospitales reivindicando más personal, trabajadores de pequeñas empresas están dando la batalla por conseguir convenios colectivos, se han producido una serie de movilizaciones masivas —250.000 personas contra TTIP y CETA, 70.000 contra la cumbre del G-20 en Hamburgo— y también están creciendo significativamente las protestas medioambientales.
Die Linke está apoyando estos movimientos y ha presentado un manifiesto electoral reformista de izquierdas . Está más a la izquierda que, por ejemplo, el manifiesto laborista de Corbyn que pide la nacionalización de las principales palancas de la economía y el socialismo democrático. Pero Die Linke tiene dos caras y, de hecho, se trata de dos partidos en uno. El ala derecha del partido que domina las estructuras regionales en Alemania Oriental representa la política reformista de derechas y las coaliciones con el SPD procapitalista y los Verdes. Actualmente, en tres estados federales gobierna en coaliciones de este tipo y no ha significado un cambio radical para las condiciones de vida de la gente. Así, las palabras reformistas de izquierda del manifiesto electoral y las campañas del partido quedan en evidencia cada vez que ocupa posiciones de gobierno. Esto socava su credibilidad y el apoyo al partido. Al mismo tiempo, a nivel nacional es la única oposición de izquierda que se opone al neoliberalismo, a la austeridad, a las privatizaciones y al racismo de Estado. Die Linke es un foro para el debate sobre las estrategias anticapitalistas y la transformación socialista de la sociedad, que tiene decenas de miles de miembros y millones de votantes. Puede ser y es, a menudo, una plataforma de apoyo para los trabajadores y los movimientos sociales en lucha.
Por lo tanto, desde SAV pedimos el voto para Die Linke. Los activistas de SAV somos miembros activos del partido y de su colectivo juvenil, Solid, participando algunos de nosotros como candidatos en la campaña electoral. Vinculamos la campaña electoral con las luchas sociales y de clase, como las recientes huelgas de trabajadores del hospital por más personal y las protestas contra el racismo y el sexismo. Llamamos a los jóvenes y trabajadores a unirse a nosotros para defender una política verdaderamente socialista para Die Linke.

CHILE – EL GOBIERNO QUITA POR SEGUNDA VEZ URGENCIA PARLAMENTARIA A SU REFORMA PREVISIONAL

Posted by Nuestra publicación: on sábado, septiembre 16, 2017
Chile – El gobierno quita por segunda vez urgencia parlamentaria a su reforma previsional

Patricio Guzmán S. 
pguzmansk@gmail.com

Todos sabemos que hay proyectos de ley que hibernan en el parlamento por años. Para evitar que las nuevas leyes se eternicen sin que nada pase con ellas el gobierno dispone de la herramienta de la “Urgencia”, la que es definida en el glosario de la Biblioteca del Congreso así: “Urgencia: Es la facultad constitucional privativa del Presidente de la República, para otorgar preferencia al conocimiento y despacho de ciertos proyectos de ley por el Congreso Nacional. (Art. 74 Constitución Política de la República). ”
En lo que se ve la mano del nuevo ministro de Hacienda Nicolás Eyzaguirre,  el gobierno mediante un oficio de la presidenta Bachelet ha anunciado que retira la urgencia legislativa a su proyecto de Consejo de Ahorro Colectivo, la institución que se haría cargo de la nueva cotización del 5% y uno de los tres proyectos anunciados para la reforma del sistema de pensiones. Quitar la Urgencia a un proyecto en realidad significa que la nueva legislación no se aprobará en un plazo cercano, esto ha ocurrido con la reforma previsional anunciada por la presidenta y sus ministros, quitandole la Urgencia se han asegurado que la reforma no se apruebe durante el actual gobierno.
Es la segunda vez que el gobierno quita urgencia a la reforma de pensiones en menos de un mes, antes con Rodrigo Valdés todavía en el cargo de ministro de Hacienda, el gobierno de Bachelet le había quitado urgencia parlamentaria al proyecto que busca introducir más regulaciones a las AFP
La Asociación de AFP que agrupa a las empresas del sector se frotan las manos con satisfacción, Andrés Santa Cruz espera que ahora “nos vamos a tomar el tiempo necesario para hacer bien las cosas”. Los empresarios consiguieron que no se toque el aporte actual de los trabajadores del 10% de sus remuneraciones más las comisiones que van a las AFP, luego lograron trabar la pelota de cualquier iniciativa de reforma previsional hasta el periodo final del gobierno, ahora consiguen que la discusión en el congreso sea sin urgencia.
En la práctica la segunda retirada de la urgencia de tramitación en el Congreso significa que en este periodo de “pato cojo” del gobierno que se apronta a dejar la administración y sin consenso en su propia bancada de Nueva Mayoría, no hay posibilidad de aprobar las reformas antes del cambio de gobierno y congreso. Bajo la apariencia de voluntad reformadora, tan conveniente antes de las próximas elecciones, el gobierno de la Nueva Mayoría se ha asegurado que no habrá reforma sustantiva al sistema de pensiones en Chile. Los grandes perdedores son los actuales pensionados y los trabajadores que ven con angustia acercarse el momento de llegar a las pensiones miserables.
Luis Mesina el líder del movimiento NO + AFP escribió en su cuenta de twitter “El Gobierno al retirar urgencia al Consejo Ahorro Colectivo, devela que solo fue un acto populista su proyecto. Cero voluntad de mejorar pensiones.”
Queda claro que los trabajadores y pensionados no pueden depositar sus esperanzar de mejora de las pensiones en la casta política, salpicada a diario por escándalos de corrupción. Hay que insistir en seguir construyendo una voluntad ciudadana sólida para terminar con las AFP. La Coordinadora NO + AFP ha llamado a un plebiscito para que el pueblo manifieste su voluntad si seguir con las AFP o terminar con ellas, los próximos días 29 y 30 de septiembre y el 1 de octubre. Es un acto ciudadano auto convocado cuya realización depende de los esfuerzos colectivos de nosotros mismos.

EEUU – HURACÁN HARVEY. UNA TRAGEDIA AGRAVADA POR EL CAPITALISMO

Posted by Nuestra publicación: on sábado, septiembre 16, 2017
EEUU – Huracán Harvey. Una tragedia agravada por el capitalismo


 
El huracán Harvey es una tragedia histórica que afecta a millones de personas. Socialist Alternative quiere expresar su más profunda solidaridad con todos aquellos que han perdido a sus seres queridos u hogares y que durante semanas se enfrentarán a enormes dificultades.
Houston, la cuarta ciudad más grande de EEUU, con una población metropolitana superior a los seis millones de personas, ha quedado devastada por unas precipitaciones que han roto todos los récords, la mayor tormenta en la historia de EEUU según Democracy Now. En el momento de escribir este artículo al menos 47 personas habían muerto oficialmente y se teme que muchos más estén sumergidos dentro de los automóviles y en las casas. Según Tom Bossert, asesor de Seguridad Nacional, al menos 100.000 casas han quedado destruidas. Decenas de miles han tenido que buscar albergue temporal en centros de convenciones y a medio plazo se enfrentan a un alojamiento incierto.
Se han perdido en total medio millón de automóviles. Algunos distritos escolares tardarán semanas en empezar las clases y otros centros ni siquiera podrán abrir. Sólo el 20% de las personas tenían seguro contra inundaciones pero incluso ese programa se ha reducido severamente y será necesario que el Congreso lo renueve en septiembre.
El huracán Harvey y la inundación es un desastre natural agravado terriblemente por el capitalismo. Dos embalses construidos hace ochenta años con un mantenimiento insuficiente crónico por parte de los distintos gobiernos no han podido soportar la tremenda cantidad de agua que ha caído, inundando muchas casas que de otra manera habrían soportado la lluvia. Las plantas químicas mal preparadas por las empresas que se mueven sólo por el beneficio han arrojado al agua productos químicos peligrosos que han provocado incendios y explosiones. En la ciudad de Crosby la lluvia dejó sin energía una planta de peróxido que explotó, el CEO de la empresa se ha negado a dar información. Los residentes próximos a las refinerías de petróleo y plantas químicas denuncian la aparición de un olor no natural. Un toxicólogo del Fondo de Defensa Medioambiental “espera que debido a la tormenta y las inundaciones millones de libras de productos químicos tóxicos se liberen alrededor de Houston. Muchos de ellos cancerígenos”. (National Public Radio. 30/8/2017)
La respuesta inadecuada del gobierno
Cuando las aguas crecieron y atraparon a la gente en sus hogares quedó claro que el gobierno y los esfuerzos de rescate de las organizaciones sin ánimo de lucro eran lamentablemente inadecuados. La totalidad de la Guardia Nacional de Texas no fue movilizada hasta varios días después del inicio del desastre. Las autoridades incluso fueron incapaces de suministrar suficientes catres y sábanas a los evacuados, basándose en la generosidad de los houstonianos corrientes menos afectados por la tormenta.
Miles de trabajadores de manera espontánea ayudaron a sacar a sus vecinos de las aguas. La muestra masiva de solidaridad de la población ayudándose entre sí ha sido realmente impresionante. En realidad, la necesidad de rescates urgentes abrumó tanto al establishment político que Harris County, el alto funcionario designado para la catástrofe, pidió a los que tenían botes que salieran a rescatar a las personas sin necesidad de coordinación estatal. Incluso The New York Times informaba que los “hidrodeslizadores, los Jet Skis, los botes motorizados de pesca tuvieron que salir en ayuda de las personas atrapadas en sus casas, dirigidos por soldadores, techadores, mecánicos y pescadores con pantalones cortos, lámparas y ponchos. La clase trabajadora, en gran parte, está siendo rescatada por la clase trabajadora”.
Cuando ya se sepa el verdadero alcance de la crisis, probablemente crezca el sentimiento de que es necesario tomar medidas urgentes. La primera preocupación será garantizar que toda la población de la Costa del Golfo, especialmente los más vulnerables, reciban la ayuda necesaria para sobrevivir y reconstruir lo que han perdido. La clase trabajadora, las personas de color y los ancianos, muchos sin los medios inmediatos para ser evacuados o reconstruir sus vidas, son los que más están sufriendo.
Todos los supervivientes merecen dignidad y apoyo adecuado para poder pasar los próximos días y meses. La memoria del Katrina, el Superdome, la ocupación militar racista de Nueva Orleans y los campamentos del FEMA (Agencia Federal para la Gestión de Emergencias) están grabados a fuego en la conciencia de nuestra nación. No podemos permitir que se repita la ayuda y reconstrucción injustas que se hicieron tras el Katrina.
En el desastre del Katrina se gastaron más de 100.000 millones de dólares de ayuda federal y no fueron suficientes. Diez años después todavía hay personas que viven en los tráileres del FEMA y la administración ha tenido que pagar más de 40.000 millones de dólares en pleitos a 55.000 personas de Luisiana, Texas, Alabama y Mississippi porque se descubrió que los tráileres eran tóxicos.
No podemos tener ninguna fe en que Trump, los republicanos, los demócratas o las empresas norteamericanas satisfagan todas las necesidades de la clase trabajadora, de las personas de color y de todos aquellos afectados por esta tragedia. Sin duda, el Congreso aprobará algún tipo de paquete de ayuda, pero la clase trabajadora necesitará presionar aún más al gobierno para que todos los afectados consigan toda la ayuda que necesitan.
Debemos exigir que lo más rápidamente posible se reembolse cada dólar necesario para que los trabajadores regresen a su vida normal. También necesitamos exigir un programa de obras públicas pagado con los impuestos a los ricos para reconstruir presas, embalses, carreteras, puentes y otras partes importantes de la infraestructura de la región destrozada por la tormenta, para garantizar que todo lo que se construya resista tormentas.
Una y otra vez, cuando se producen desastres alrededor del mundo, es la clase trabajadora la que tiene que hacer frente económicamente a sus consecuencias mientras que el 1% más rico guarda su masiva riqueza. Peor aún, la historia también demuestra que muchas de esas personas que forman el 1% explotan las crisis para sus propios intereses. Ya hay noticias de constructores e inversores en bienes raíces que están mirando la destrucción del huracán Harvey como una enorme oportunidad de hacer millones cuando comience la reconstrucción.
Además, este gobierno dominado por las empresas tiene una historia de grotescos fracasos burocráticos ante situaciones de emergencia. Por esas razones, todos los afectados por esta tormenta necesitan tener una voz real en el reparto de la ayuda. Necesitamos crear comités democráticos, con poder de decisión real y recursos, para garantizar que la ayuda llega donde se necesita. La historia demuestra que la movilización activa de los trabajadores y las protestas de masas son las maneras más importantes de garantizar que se reparta toda la ayuda necesaria.
¿Cómo se podía haber evitado?
Ha comenzado también una discusión sobre cómo se pueden evitar en el futuro estos desastres. Evidentemente no se estaba suficiente preparado para un huracán a pesar de los avisos de los científicos. La ausencia de regulaciones sobre contaminación y emisiones de carbono, exigencia de las empresas del combustible fósil y automovilísticas, es la fuerza motriz detrás del desajuste climático. Trump sacó a EEUU de la cumbre climática de París y borró cualquier mención al cambio climático de muchas de las páginas web del gobierno. Unos días antes de la llegada del huracán, Trump eliminó las regulaciones sobre proyectos de construcción diseñados para ayudar a las ciudades a tratar con las inundaciones provocadas por el cambio climático.
El principal obstáculo son las Big Oil [grandes petroleras] que bloquean cualquier discusión o medida sobre el cambio climático. Lo productos petroleros son la mayor exportación de Houston y las consecuencias ambientales del daño provocado por las refinerías químicas y de petróleo en la zona pueden ser catastróficas.
Lo que podemos esperar es que los empresarios se resistirán a cualquier intento de que ellos paguen la crisis que han provocado, ya sea con impuestos, multas o regulaciones. ¡Basta ya! Necesitamos poner fin a sus prácticas miopes y egoístas. La clave para acabar con su poder de bloquear cualquier acción  sería poner la industria del combustible fósil bajo la propiedad pública y que sus recursos puedan ser redirigidos para limpiar el medioambiente y para la transición de la economía hacia la energía renovable, con una compensación justa, nuevos empleos sindicales y reciclaje para los trabajadores del sector energético.
Otro factor clave fue la manera en que los políticos de Houston, tanto republicanos como demócratas, han permitido y apoyado en las décadas recientes un desarrollo económico  descontrolado. La falta total planificación urbana en Houston y su política de favorecer a los constructores permitió que grandes cantidades de praderas se pavimentaran, dejando al agua sin posibilidad de salir excepto a través de las viviendas.
Phil Bedient, un profesor de ingeniería civil y medioambiental de la Universidad de Rice explicaba que muchos proyectos se construyeron sin suficientes terrenos abiertos o áreas de detención para las riadas. “Se sabe desde hace años cómo hacerlo, sólo era necesario el dinero de los constructores para hacerlo” (The New York Times).
En 2015 el Houston Chronicle examinó un muestreo de los permisos expedidos a los constructores y encontró que más de la mitad de los constructores no habían cumplido las directrices del Cuerpo de Ingenieros del Ejército estadounidense destinadas a mitigar la destrucción de pantanos”. (Ibíd.,)
Robert Bullard explicaba a Democracy Now: “Lo que ha sucedido en Houston es una catástrofe anunciada, debido al capitalismo incontrolado, sin planificación, el laissez-faire cuando se trata de controlar las mismas industrias que han creado muchos problemas relacionados con los gases del efecto invernadero y otra contaminación industrial. El impacto básicamente se ha ignorado durante muchos años. Y sí es un hecho que es un desastre, pero una desastre muy predecible”.
Al final debemos enfrentarnos a la realidad de que el capitalismo, como sistema basado en las empresas privadas compitiendo por los beneficios, limita severamente nuestra capacidad de tratar con el cambio climático y un urbanismo descontrolado.
La alternativa al caos causado por el capitalismo y la avaricia de multimillonarios es el socialismo, la planificación democrática para sustituir la búsqueda anárquica del beneficio del sistema de mercado. Necesitamos construir un movimiento socialista de los trabajadores en torno a la reivindicación central de que las 500 grandes empresas se conviertan en propiedad pública gestionada democráticamente por los trabajadores. Esto sentaría las bases para establecimiento de una sociedad socialista democrática y racional basada en satisfacer las necesidades de la población y del planeta, no de los beneficios.

MASIVA MOVILIZACIÓN EN ARGENTINA. “¿DÓNDE ESTÁ SANTIAGO MALDONADO?”

Posted by Nuestra publicación: on sábado, septiembre 16, 2017
Masiva movilización en Argentina. “¿Dónde está Santiago Maldonado?”


Este 1 de septiembre se cumplía un mes de la desaparición de Santiago Maldonado, cuando participaba en las últimas movilizaciones del pueblo mapuche de la comunidad Lof Cushamen en la provincia de Chubut, en La Patagonia. El 1 de agosto fue la última vez que fue visto por varios testigos, cuando la Gendarmería Nacional, fuerza represiva de carácter militar y policial, que suele custodiar las fronteras del país, lo cargaba en una camioneta. Desde entonces, tanto la Gendarmería como el gobierno de Macri, a través de su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, no sólo no da información sino que la que da es falsa, recordando cruelmente las mentiras y engaños que suministraba la dictadura de Videla cuando las madres de Plaza de Mayo reclamaban por sus hijos.
Para defender a la Gendarmería se plantean todo tipo de historias absurdas… que si lo vieron en Córdoba, yendo a Corriente o, la última, que estaba en Chile y lo habían asesinado. Todo tipo de hipótesis con el objetivo de crear confusión y tapar la actuación de la Gendarmería y la del propio gobierno, cuya política represora tiene como objetivo favorecer a las multinacionales, en este caso a Benetton: dueño de 960.000 hectáreas de tierra patagónica*, entre ellas las pertenecientes a la comunidad mapuche, y que campa a sus anchas con sus camionetas y sus hombres dando órdenes a la gendarmería y hasta al mismísimo jefe de Gabinete de Patricia Bullrich, Pablo Noceti, que “casualmente” ese día se paseaba por la zona.
Este 1 de septiembre, la familia de Santiago Maldonado conjuntamente con las organizaciones por los derechos humanos como El Encuentro, Memoria, Verdad y Justicia, las madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora, las abuelas, los Hijos, sindicatos y partidos políticos, convocaron una movilización y una concentración en Plaza de Mayo y en el resto del país, que ha sido contundente.
En Buenos Aires se concentraron cientos de miles de personas, desbordando las calles y señalando la responsabilidad del Gobierno —que lleva un mes evitando y obstaculizando la investigación de lo sucedido— y exigiéndole la aparición de Santiago y que se juzge a los culpables. La marcha fue muy combativa con gritos de ¡asesino, asesinos!, o “yo sabía, yo sabía, a Santiago Maldonado, lo llevó gendarmería”, mientras uno de los familiares desde la megafonía exigía la dimisión de la ministra de Seguridad Bullrich, respaldado por los gritos de “Fuera, fuera, que se vaya”. Es un clamor popular que el Estado está protegiendo a los policías culpables.
¡Abajo el gobierno Macri!
La reacción del gobierno Macri, aislado y débil socialmente, está siendo cada vez más histérica. Aunque la marcha fue tranquila, al finalizar decenas de encapuchados, probablemente organizado desde el poder con policías infiltrados, comenzaron una batalla campal contra la policía que duró horas en distintos puntos de la ciudad de Buenos Aires, que terminó con 27 detenidos, de los cuales 23 estaban heridos. La actuación policial fue sumamente agresiva, deteniendo a periodistas y fotógrafos.
También ha sido muy importante toda la solidaridad y debate que se ha generado en el día a día por todo el país y a nivel internacional. En los barrios, en las fábricas, obreros como los de Pepsi Co, o el de la fábrica de dulces Mantecol, que fue expedientado por la patronal por haber colocado un cartel,… todos se preguntan dónde está Santiago Maldonado. También la CTERA, sindicato docente, sacó material para debatir el tema de Maldonado y los desaparecidos, que ha sido aplaudido por la mayoría de los padres, por supuesto no así por aquellos que comulgan con el régimen. Los periodistas de distintos medios se han expedido, los hospitales, las calles llenas de pintadas y de carteles pidiendo por la aparición con vida de Santiago Maldonado.
Toda la sociedad se ha levantado indignada, planteando ¡Nunca Más! Antes fue el 2×1 y ahora la desaparición forzada. Es una sociedad marcada por los 30.000 desaparecidos de la dictadura. Pero desde 1983, final de la dictadura y principio de la democracia burguesa decadente, ha habido otras 210 desapariciones. La más sonada fue la del compañero Julio López, que declaró en un juicio contra torturadores y en la segunda fase de su declaración no pudo llegar al juzgado porque fue secuestrado. Después de 11 años aún no se ha encontrado su cuerpo. Otro caso importante fue el de Luciano Arruga, al que su hermana logró encontrar en el cementerio en una fosa con el nombre de NN (sin nombre), tras 8 años desaparecido.
El aparato del Estado sigue infestado de elementos fascistas y torturadores, que desde la llegada de Macri al poder se sienten envalentonados y amparados. Es obvio que no sólo hay que encarcelar a los torturadores y represores de alta graduación, sino hacer una limpieza completa, de arriba a abajo. Hay una tradición de asesinatos y desapariciones, que viene desde el siglo XIX. En la Patagonia a principios del XX con las grandes huelgas patágonicas donde fueron represaliados con fusilamientos los obreros que simplemente pretendían un convenio laboral, y ahí empezaron las desapariciones, se los fusiló y se ocultaron sus cadáveres en algún punto del desierto patagónico y también ahí quien mandaba a las fuerzas policiales eran los terratenientes de la zona.
Desde que llegó este gobierno reaccionario y cómplice de la dictadura, cada ataque ha sido contestado de forma cada vez más masiva: los maestros y los estudiantes, el movimiento Ni Una Menos y el movimiento obrero, que obligó a la burocracia de la CGT a convocar una huelga general el pasado mes de abril. Es evidente que hay condiciones para ir mucho más allá y no sólo tirar a la ministra Bullrich sino a todo este gobierno dictatorial y fascista, que rinde pleitesía a los grandes fondos de inversión sin ningún tipo de interés por el pueblo. Quieren arrasar con todas las riquezas del país y hay mucha. Es necesario la organización de una gran huelga general. Hay las condiciones, la fuerza y la conciencia, sólo falta la organización de esa fuerza.
* El Estado argentino en su momento regaló estas tierras a un ciudadano inglés, Rodger, quien a su vez las vendió a la compañía de Tierras del Sud Argentino, perteneciente al grupo Benetton.

A CIEN AÑOS DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE • DE LA REACCIÓN A LA LUCHA POR EL PODER

Posted by Nuestra publicación: on sábado, septiembre 16, 2017
A cien años de la Revolución de Octubre • De la reacción a la lucha por el poder


La Revolución de Octubre • De la reacción a la lucha por el poder

La historia no ha conocido ningún proceso revolucionario en que la clase dominante se quedara de brazos cruzados ante la posibilidad de que los oprimidos le arrebatasen el liderazgo de la sociedad. Cualquier clase dominante siempre defenderá, y en última instancia lo hará por la fuerza de las armas, su posición de mando.
La contrarrevolución levanta cabeza
La derrota del alzamiento armado de obreros y soldados acaecida en Petrogrado en julio de 1917 provocó un cambio brusco en la correlación de fuerzas, esta vez favorable a la reacción. Asimismo, el sentimiento de derrota entre las masas se extendió a toda Rusia. Julio y agosto de 1917 fueron meses de reacción dentro de un período revolucionario. El régimen de doble poder salido de la Revolución de Febrero no podía continuar eternamente. O la revolución tomaba el poder o de lo contrario la contrarrevolución lo haría. La burguesía rusa, los grandes industriales y banqueros, los terratenientes y, por supuesto, los aliados occidentales, empezando por Gran Bretaña y Francia, preparaban el camino hacia una dictadura militar en Rusia.
A partir del 9 de julio, la asamblea del sóviet decide que el gobierno provisional, compuesto enteramente por “socialistas” (socialrevolucionarios y mencheviques), se convierta en “gobierno de salvación de la revolución” con Kérenski al frente y le confiere poderes ilimitados. Entre las medidas que toma este gobierno destaca la restauración de la pena de muerte en el frente, abolida desde febrero. Asimismo expidió instrucciones ordenando “poner fin, con todos los medios posibles, a las acciones espontáneas en la esfera de las relaciones agrarias”, lo que significaba en esencia que cualquier protesta campesina sería reprimida.
La reacción atacaba y el gobierno retrocedía. El 7 de agosto fueron puestos en libertad los miembros más destacados de las Centurias Negras (grupos fascistas) que habían participado en pogromos. Ese mismo día, destacamentos de soldados envían saludos a los dirigentes bolcheviques encarcelados tras las Jornadas de Julio.
Una de las razones que motivaron la relativa fortaleza de la reacción durante los meses de julio y agosto fue la campaña de calumnias orquestada desde los cuarteles generales de los kadetes (Partido Demócrata Constitucionalista, burgués) y los conciliadores (socialrevolucionarios y mencheviques, al frente de los sóviets en ese momento) contra los bolcheviques. Ello, unido a los efectos de la derrota de julio, creó un ambiente temporal de cierta indiferencia hacia los bolcheviques entre las masas de obreros y soldados que los seguían mayoritariamente en Petrogrado antes de las Jornadas de Julio, y de cierta hostilidad entre la pequeña burguesía urbana, los campesinos y los regimientos de soldados. Por ejemplo, no sólo los dueños de las imprentas se negaban a sacar periódicos bolcheviques, sino también los propios trabajadores impresores. Al fin y al cabo, a muchos les hicieron creer que Lenin y los bolcheviques eran espías alemanes.
El proceso molecular de toma de conciencia de las masas
La campaña de calumnias, que a corto plazo tuvo efectos de desacreditar y minar la autoridad de los bolcheviques entre las masas, resultó un arma de doble filo. La política represiva y contrarrevolucionaria del gobierno Kérenski, que se agudizó tras la derrota de las Jornadas de Julio, no hizo sino aumentar la influencia del Partido Bolchevique entre los obreros, campesinos y los soldados.
En poco tiempo las fábricas más avanzadas de Petrogrado iban reponiéndose de la derrota. Cada vez era más patente para los obreros el peligro de la contrarrevolución. Una ola de indignación recorrió fábricas y talleres. La convocatoria de una Conferencia nacional en Moscú, el 13 de agosto, con representantes de las clases poseedoras, del ejército, de los conciliadores, de la diplomacia extranjera, y con la exclusión de los bolcheviques ponía de manifiesto el carácter abiertamente contrarrevolucionario de esta reunión. Esta Conferencia provocó una huelga general de protesta en la ciudad. La iniciativa surgió nuevamente desde abajo, y todos los círculos bolcheviques de Moscú la aprobaron. También los sindicatos. El Sóviet de Moscú se opuso, pero lo más importante es que las masas ignoraron esta decisión y llevaron la huelga general adelante. 400.000 obreros secundaron la huelga y paralizaron Moscú el 12 de agosto. A propuesta de los bolcheviques, no se hizo ninguna manifestación a fin de evitar provocaciones de la reacción, que se frotaba las manos ante la posibilidad de unas “jornadas de agosto”. Hubo también huelgas en otras ciudades como Kiev, Kostroma, etc. Se hacía patente que el resto del país seguía los pasos de Petrogrado.
“Si los sóviets son impotentes —decía el periódico de los bolcheviques moscovitas—, el proletariado debe estrechar sus filas en torno a sus organizaciones vitales”. De hecho, una de las demandas de los obreros durante estos días fue que se renovaran los sóviets. En vista del papel jugado por éstos durante las Jornadas de Julio, Lenin llegó a plantear la posibilidad de abandonar la consigna de “¡Todo el poder a los sóviets!”, que en aquel momento significaba “Todo el poder a los sóviets conciliadores”. Desde Finlandia, plasmó estas ideas para el congreso bolchevique de finales de julio en el opúsculo A propósito de las consignas. Naturalmente, en el Congreso hubo polémica en torno a este asunto, pero los acontecimientos del mes de agosto zanjaron el debate: la derrota de la intentona golpista del general Kornílov cambió bruscamente la situación revitalizando los sóviets, y los bolcheviques no abandonaron su consigna inicial de ¡Todo el poder para los sóviets!
Al respecto, Trotsky explica en Lecciones de Octubre: “Resulta muy instructiva la lucha que emprendió Lenin contra el fetichismo sovietista después de las Jornadas de Julio. Dado que en julio los sóviets, dirigidos por socialrevolucionarios y mencheviques, se convirtieron en organismos que impulsaban francamente a los soldados a la ofensiva y perseguían a los bolcheviques, se podían y debían buscar otros caminos para el movimiento revolucionario de las masas obreras. Lenin señalaba los comités de fábrica como organismos de la lucha por el poder (…) Es muy probable que el movimiento hubiera tomado esta forma de no ser por la sublevación de Kornílov, que obligó a los sóviets conciliadores a defenderse y permitió a los bolcheviques insuflarles de nuevo el espíritu revolucionario, ligándolos estrechamente a las masas por medio de su izquierda, o sea, del bolchevismo”.
La sublevación de Kornílov
Desde hacía tiempo, la burguesía tenía la esperanza de que un golpe militar eliminara, de una vez por todas, la pesadilla soviética. Kérenski, como fiel servidor de la contrarrevolución, aceptaba esta opción siempre y cuando él fuera el centro de la dictadura. El complot aparecía claro. Una opción era dejar caer Riga, una de las plazas más importantes del frente ruso, en manos alemanas, y así abrirle al enemigo el camino a Petrogrado. La burguesía se había hecho derrotista, prefería a los soldados alemanes antes que a los bolcheviques rusos.
Pero el auténtico plan consistía en que Kérenski aprobase una disposición gubernamental de una naturaleza claramente contrarrevolucionaria para las masas, a fin de provocar una insurrección, que sería aplastada por las tropas del “salvador” Kornílov, el generalísimo de los ejércitos rusos. Para ello, los servicios de contraespionaje simularían ser militantes bolcheviques y agitarían a las masas para provocar la insurrección. El Comité Central bolchevique planteó que no se hiciese caso a los llamamientos que no formulara el partido. Las masas ya estaban claramente con los bolcheviques y no hicieron ningún caso a los provocadores.
Kornílov dio la orden de atacar Petrogrado el 27 de agosto. Aparentemente contaba con una base militar sólida, formada por cosacos y otros regimientos afines, pero que pronto se descompuso. El plan fracasó estrepitosamente. Las organizaciones soviéticas revivieron por la presión de las masas. Los órganos superiores soviéticos se vieron sustituidos por la iniciativa de los de abajo o de la barricada.
Los bolcheviques habían previsto desde el principio la inevitabilidad de un alzamiento contrarrevolucionario y se habían preparado para la lucha. Presionaron al comité de defensa del Sóviet de Petrogrado a fin de que se armara a los trabajadores. En los barrios obreros había colas de gente dispuesta a formar la guardia roja.
Los sindicatos no permanecieron neutrales. El de Correos y Telégrafos se ocupó de interceptar los mensajes destinados a las tropas de Kornílov, que eran remitidos al comité de defensa. Los ferroviarios obstaculizaron el paso de los convoyes mandándolos de un sitio a otro, sin destino prefijado. Mientras tanto, delegados de los regimientos revolucionarios fueron a hablar con los soldados de las compañías kornilovianas. Al final, hasta los cosacos participaban en los mítines. Así, el 30 de agosto se comunicaba a Kérenski que las fuerzas de Kornílov están desintegrándose.
Mientras duró la lucha, las masas dirigidas por los bolcheviques no tenían ninguna confianza en Kérenski. Todos, incluidos los conciliadores con Kérenski a la cabeza, compartían un mismo objetivo: la lucha contra Kornílov, pero nada más. Como señalaba Trotsky en su Historia de la Revolución Rusa, la actitud a tomar era la siguiente: “Apoyad el fusil sobre el hombro de Kérenski y disparad contra Kornílov. Después ajustaremos las cuentas a Kérenski”.
Es necesario remarcar que en un principio los conciliadores —como se vio durante semanas en la actitud conspiradora de Kérenski al intentar llegar a un acuerdo con Kornílov— estaban de acuerdo con el aplastamiento definitivo de los bolcheviques, de no haber sido evidente que, tras haberlo logrado, los cosacos, los caballeros de San Jorge y otras organizaciones contrarrevolucionarias les hubieran barrido a ellos también. La reacción había decidido jugarse el todo por el todo. Los sóviets se vieron obligados a autodefenderse aunque sólo fuera por pura supervivencia.
Sin embargo, quedó claro el papel de Kérenski. No liberó a los bolcheviques encarcelados con el fin de poder entregárselos a la contrarrevolución; si ésta hubiese triunfado, habrían sido fusilados. El fracaso de Kornílov fue una derrota para la reacción y para la impotente política conciliadora. La correlación de fuerzas se inclinó nuevamente del lado de la revolución.
El preparlamento y la lucha por el II Congreso de los sóviets
El gobierno provisional, fiel a su tradición de no aguantar ningún empuje serio, se rompió. Los kadetes lo abandonaron definitivamente el 26 de agosto, un día antes de la intentona de Kornílov. También los conciliadores salieron de él, pues la complicidad de Kérenski en el complot había quedado clara. No obstante, como no podían prescindir de él, lo mantuvieron en su puesto de jefe del gobierno.
Al día siguiente de la derrota de Kornílov, Kérenski trató de poner en práctica el programa del generalísimo y retornar a la idea de la dictadura, sólo si él, claro está, era la figura central de la misma. Quería reunir en su persona las atribuciones de generalísimo del ejército y de jefe del gobierno. Pero quería enmascarar su dictadura personal con un directorio de cinco miembros. Al final llevó a la práctica estos planes.
Bajo la presión del momento, el directorio se vio obligado a poner en libertad, aunque bajo fianza y manteniendo todos los cargos contra ellos, a los dirigentes bolcheviques encarcelados. El 4 de septiembre fue liberado Trotsky, bajo fianza de 3.000 rublos pagados por los sindicatos de Petrogrado. Ese mismo día Kérenski publicó un decreto que reconocía el decisivo papel de los comités revolucionarios para sostener al gobierno, pero les pedía que cesaran sus actuaciones y se disolvieran. Naturalmente, tanto los sóviets como los comités se negaron, y Kérenski, comprendiendo que la situación había cambiado desfavorablemente para la reacción, tuvo que callar. Los sóviets de Petrogrado y Moscú se habían renovado en la lucha contra Kornílov, y los bolcheviques estaban ahora al frente de ellos. La reacción comprendió que tenía que cambiar de táctica.
La convocatoria de una Conferencia Democrática, a mediados de septiembre, decidida días antes de la sublevación de Kornílov, perseguía paralizar la convocatoria de un nuevo Congreso de los Sóviets, para así eliminarlos a través de su sustitución por distintos organismos “democráticos”. También perseguía que se avalara “democráticamente” la formación de un nuevo gobierno de coalición, puesto que los sóviets se oponían a ello. Antes de acabar las sesiones, la conferencia eligió un organismo permanente: el preparlamento.
¿Qué actitud debían adoptar los bolcheviques ante este organismo? El objetivo de un partido revolucionario cuando participa en un parlamento es que sus ideas lleguen más fácilmente a las masas, pero sin fomentar ilusiones en el sistema parlamentario. Por tanto, sólo le dará la espalda cuando las masas hayan abandonado sus ilusiones en la mascarada parlamentaria de la burguesía y su fin inmediato sea el derrocamiento del régimen existente.
El abandono de los bolcheviques del preparlamento, decidido por el Comité Central no sin cierta polémica, ponía encima de la mesa que sólo restaba luchar por la convocatoria del II Congreso de los Sóviets. Sin embargo, los conciliadores pronto le vieron problemas a una convocatoria rápida del congreso propuesta por los bolcheviques, creyendo, no sin fundamento, que podían quedar en minoría y que, además, este congreso podría ser un pretendiente directo al poder bajo la batuta bolchevique. Intentaron retrasar la convocatoria, pero sólo consiguieron que les llovieran resoluciones de congresos regionales, de sóviets locales, de fábricas y de regimientos de soldados pidiéndola. La lucha por el II Congreso allanó el camino para que numerosos sóviets locales y de provincias lejanas se bolchevizaran y creó las condiciones, por primera vez, para la conquista del poder por los bolcheviques, aupados por las masas de obreros, soldados y campesinos.

CHILE – HOMENAJE AL PRESIDENTE SALVADOR ALLENDE Y A LA UNIDAD POPULAR Y ENTREGA DE LA DISTINCIÓN COMPAÑERO PRESIDENTE SALVADOR ALLENDE.

Posted by Nuestra publicación: on sábado, septiembre 16, 2017
Chile – Homenaje al Presidente Salvador Allende y a la Unidad Popular y entrega de la Distinción Compañero Presidente Salvador Allende.


Junto con rendirle homenaje al Presidente Allende y al proyecto histórico de transformación socialista que representó e impulsó la Unidad Popular con el Gobierno del cro Allende, en nuestro acto como Fundación Constituyente XXI entregamos la distinción compañero Presidente Salvador Allende a un grupo de dirigentas y dirigentes sindicales, poblacionales, periodistas, de derechos humanos, artistas, agrupaciones de ex Presos Plíticos que se han destacado por su lucha y consecuencia en coherencia con el legado del Presidente Allende.
 
Los distinguidos son:
Nacionales.
Juan Pablo Cárdenas, director Radio Universidad de Chile, Premio Nacional de Periodismo.
Doris González, presidenta del MDP, dirigenta de Ukamau.
Luis Mesina, vocero nacional de la Coordinadora No+AFP.
Cecilia Gambero, dirigenta de la Izquierda Cristiana.
Roberto Avila Toledo, abogado de DD.HH
Celso Calfullán, director periódico Werken Rojo.
Francisco Villa, artista cantautor.
Antonio Cadima, director Taller Sol.
Marco Cárdenas Iturrieta (póstumo)
Agrupación de ex presos políticos Salvador Allende.
 
Internacionales.
Patricio Zambrano, presidente del Partido Socialista del Ecuador.
Arévalo Méndez, embajador de la República Bolivariana de Venezuela.
 
El acto se realizó el sábado 9 de septiembre del 2017 a las 11 de la mañana en el Mausoleo del Presidente Salvador Allende ubicado en el Cementerio General en la Comuna de Recoleta en Santiago de Chile.

Visita nuestra sección Juventud y Lucha

Visita nuestra sección Juventud y Lucha
Hacer click en imagen

Visita nuestra sección Atake Verde

Visita nuestra sección  Atake Verde
Hacer click en imagen para visitar

Visita nuestra Biblioteca Marxista

Visita nuestra Biblioteca Marxista
Hacer click en imagen

Economía Mundial : Análisis y Comentarios

Economía Mundial : Análisis y Comentarios
Hacer click en imagen para leer

Visítanos y únete a SR en Facebook

Visítanos  y únete a SR en Facebook
Hacer click en imagen

TEMAS

internacional Chile crisis capitalista economia editorial CIT nacional trabajadores elecciones AFP historia movimiento obrero politica historia y teoria venezuela arte y cultura represion España estados unidos protestas alternativa socialista china crisis economica crisis educación capitalismo economía mapuche europa huelga imperialismo Huelga General grecia estudiantes Brasil Socialismo medioambiente analisis de perspectivas campaña solidaridad crisis financiera estalinismo gran bretaña desempleo sindicatos Transantiago argentina bolivia escuela golpe de estado recesion stalinismo conflicto israel palestina derechos de la mujer kazajstan alemania alza de transporte gobierno Piñera israel Trotsky cuba pueblos originarios restauracion capitalista Unión Europea asesinatos juventud en rebelion palestina teoria marxista voto nulo Derechos Humanos Socialismo Revolucionario declaracion CIT gaza honduras marxismo partido comunista seguridad social Latinoamerica crisis educación bancos mexico privatización de la educación racismo 1º de mayo ocupación de fábrica peru unidad popular Perspectivas Mundiales irlanda irlanda del norte italia medio oriente perspectivas trabajadores mineros trotskismo Bolivia-MAS Egipto MPT Portugal derecha escocia izquierda socialista y anticapitalista marcel claude masacres medios de comunicación revolucion salario minimo solidaridad Joe Higgins alzas campaña canada documento del CIT francia guerra civil privatizacion del cobre revolucion rusa revolución alemana salud terrorismo tsunami Necrologicas Relaciones mundiales y economía Sri Lanka crecimiento economico crisis alimenticia depresion economica derechos democraticos desastre ecologico desastre minero movilizacion mujeres nazismo primero de mayo referendum rusia trabajadores portuarios video Belgica PSOL Parlamento Europeo acuerdo pc - concertación colombia constitucion boliviana formación política huelgas libertad de expresion paro revolucion cubana segunda guerra mundial sicariato tamil Asia Haití Iniciativa por un Partido de Trabajadores Retail Sudáfrica afganistan balance proceso venezolano balance revolucion cubana calentamiento global gripe porcina homofobia juventud lucha anticapitalista obama pakistan suecia tratado de lisboa turkia Coalición de sindicalistas y socialistas Muro Israel Palestina SR Tailandia africa burbuja inmobiliaria clases sociales escuela latinoamericana fraude electoral hitler marco enriquez ominami marx oligopolios presos politicos programa de transicion Kozovo Que somos y que defendemos TMI Xekinima costa rica homosexualidad masacre tiananmen revolución china trabajadores de la salud xenofobia