Chile se llena de Huelgas ante indolencia de autoridades

Posted by Nuestra publicación: on jueves, octubre 23, 2014


Declaración pública 22/10/14


Enfrentados al 8º día de huelga de los trabajadores de Scotiabank, sin que exista un acercamiento por parte de la empresa, la Confederación de Sindicatos Bancarios y Afines declara a la opinión pública lo siguiente:
Durante el año, el sector bancario, uno de los con mayor rentabilidad en el país, ha vivido ya tres huelgas, la última en curso. Situación sin precedente en las últimas décadas.
En el mes de julio, frente a la intransigencia de los dueños de Banco Ripley, sus trabajadores completaron 7 días de huelga antes de llegar a un avenimiento. A comienzos de agosto, fue Banco París el que empujó a sus trabajadores a esta drástica medida. En ambos casos, terminada la huelga hubo graves consecuencias para quienes protagonizaron la movilización. En Banco París, Horst Paulmann cerró casi todas las sucursales con el subsecuente despido de sus funcionarios, mientras que en Banco Ripley hubo repercusiones que terminaron con el despido de 22 personas, la mayoría delegados del sindicato.
Todo esto en circunstancias que la banca ha logrado entre enero y agosto de este año más de 2.700 millones de dólares en utilidades, lo que implica un alza del 32,16% a igual periodo. El caso de Scotiabank es impresionante aumentó en más de $37.000 millones sus utilidades, lo que implica un incremento de 40,45% respecto de igual periodo anterior.
En consecuencia, la Confederación Bancaria llama a las autoridades de este país a no hacer oídos sordos a las huelgas que se multiplican en Chile como efecto de la mala distribución de la riqueza.
Esta Confederación convoca a todos los sindicatos a nivel nacional a solidarizar con la huelga de nuestros compañeros de Scotiabank y hace un llamado, en particular, a la Central Unitaria de Trabajadores, para que unifique los conflictos laborales y deje de mantenerse indiferente ante las huelgas que se desarrollan en forma diseminada a lo largo y ancho de nuestro país.
Se hace urgente terminar con el Código Laboral que facilita la intransigencia patronal. Es hora de abolir esta legislación espuria que no da ninguna herramienta a los trabajadores para terminar con la injusticia de tener que salir a las calles a reclamar un salario justo, frente a la prepotencia empresarial que tiene todas las leyes y todas las instituciones a su favor.


Confederación de Sindicatos Bancarios y Afines de Chile
Agustinas 814, Of. 606, Santiago de Chile – Teléfono 56 2 2-4816122
confederacionbancaria@gmail.com - www.bancariachile.cl

Chile - Elecciones en la Fech: Necesitamos apoyar la lista SOMOS FUERZA.

Posted by Nuestra publicación: on martes, octubre 21, 2014


El próximo 3 y 4 de noviembre se realizaran las elecciones en la Fech y lo que se juega en esta es mucho más que solo la Federación de la Universidad de Chile.

Claramente el gobierno de la Nueva Mayoría se ha propuesto retomar el control de la FECH, con la lista de la coalición de gobierno, bajo el nombre “Movimiento Avancemos” que está encabezada por las Juventudes Comunistas.

Una de las acusaciones que está utilizando la lista pro-gobierno de la Nueva mayoría (Movimiento Avancemos), es que bajo la conducción de lo que ellos denominan la “ultra”, la Federación  “perdió fuerza”, se ha mostrado “débil”, pero lo que no dicen es que precisamente son ellos, los que se han dedicado a dividir el movimiento estudiantil, para debilitar las movilizaciones.

Si los partidarios de la Nueva Mayoría retoman el control de la principal federación estudiantil del país, la FECH quedaría reducida a una correa de transmisión del gobierno privada de su autonomía. Eso le quitaría toda su autonomía y su fuerza.

Estas elecciones decidirán quienes dirigirán la Federación el año 2015, cuando se estará desarrollando el proyecto educacional de la Presidenta Bachelet, que  no resuelve las principales demandas que ha levantado el movimiento estudiantil en los últimos años, lo que inevitablemente relanzara con más fuerza la lucha estudiantil, algo que los partidos de gobierno de la Nueva Mayoría buscan impedir desde la cabeza de la Federación y frenando las movilizaciones.

Necesitamos apoyar la lista Somos Fuerza.

Los miembros de Socialismo Revolucionario creemos que la única lista capaz de impedir los planes del gobierno es la lista unitaria que han levantado los compañeros del FEL, UNE e Izquierda Autónoma.
El 2015 claramente será un año que nos planteara el desafió de fortalecer la movilización y para esto necesitamos la dirección de sectores que claramente no son parte del gobierno de la Nueva Mayoría y que están contra la educación de mercado y por empujar cambios de fondo y no simples regulaciones de forma o cambios cosméticos. Hay que felicitar el esfuerzo unitario de estos compañeros y apoyarlos de acuerdo a las capacidades con que cada grupo, colectivo o movimiento de izquierda pueda hacerlo.

Este no es el momento para darse “gustos” intransigentes, lo que está en juego es demasiado importante para el futuro de la educación, de los estudiantes y del país. Llamamos a los compañeros que han presentado dos listas de izquierda que no tienen ninguna posibilidad de vencer en estas elecciones a sumar su apoyo a la lista SOMOS FUERZA.  Por ningún motivo podemos permitir que se divida al movimiento estudiantil y se debe enfrentar lo más coordinadamente estas elecciones, para que la Nueva Mayoría no tenga la menor posibilidad de arrebatar las Federaciones Universitarias para ponerlas al servicio del gobierno neoliberal de la señora Bachelet y de los empresarios que están detrás de ella.

SOCIALISMO REVOLUCIONARIO.                                              srcitchile@gmail.com


¿QUÉ MUNICIPIOS QUEREMOS? – EL EJEMPLO DE LIVERPOOL

Posted by Nuestra publicación: on lunes, octubre 20, 2014
¿QUÉ MUNICIPIOSS QUEREMOS? – EL EJEMPLO DE LIVERPOOL

                                                                                   Reunión de Militant en Liverpool

19/10/2014, Jon Ander, SR Gasteiz. Publicado originalmente en el número de septiembre de La Brecha.

Podríamos ver en los siguientes meses Ayuntamientos y municipios controlados por partidos de la izquierda como IU y Podemos. ¿Cómo deberían afrontar este reto? ¿Cómo deberían actuar concejales verdaderamente de izquierda?

Tenemos un ejemplo de los años ochenta en la cuidad de Liverpool en Gran Bretaña cuando el municipio y sus concejales fueron influidos por la corriente Marxista conocida como “Militant”.


Historia

Militant es el predecesor del actual “Socialist Party” en Inglaterra y Gales que forma parte del CIT, organización a la que pertenece Socialismo Revolucionario.

Después de la Segunda Guerra Mundial las ideas de trotskismo habían tenido una importante base entre la clase obrera de Liverpool. Y ya en los años 70 Militant tenía una base sólida en los sindicatos, el Partido Laborista y entre los jóvenes a través de Jóvenes Socialistas.

La década de los años 1980 fue la más importante para el auténtico marxismo, el trotskismo, en Gran Bretaña. Fue una prueba de fuego para las ideas de Militant no solo en teoría sino en una lucha de las masas de proporciones enormes.



LEER MAS...
http://testimonio-cronica.blogspot.com/2014/10/que-ayuntamientos-queremos-el-ejemplo.html

Llamado a la Solidaridad Internacional con los Estudiantes Méxicanos Muertos y Desaparecidos

Posted by Nuestra publicación: on lunes, octubre 20, 2014

A las organizaciones, federaciones y sindicatos de estudiantes de América Latina y el mundo:


El pasado 26 de septiembre se perpetró en México una de las peores masacres que nuestro pueblo ha experimentado. El estado mexicano, en contubernio con el narcotráfico, atacó impunemente a un grupo de estudiantes de la escuela Normal Rural de Ayotzinapa. Como resultado del ataque resultaron muertos 4 estudiantes, además de 43 actualmente desaparecidos. Este ataque se inscribe en un panorama nacional e internacional de profundización del neoliberalismo y, particularmente, de privatización de la educación. 

Ante este terrible panorama miles de jóvenes y estudiantes hemos decidido salir a las calles para demostrar nuestro repudio y consolidar una respuesta unitaria. De hecho, el pasado 8 de octubre se realizó una primera jornada de protesta a nivel nacional, con importantes muestras de solidaridad en diversos lugares del mundo. Sin embargo la respuesta por parte del Estado es nula. El caso no ha sido resuelto y los 43 compañeros continúan desaparecidos. En ese contexto es que estudiantes, trabajadores y mujeres hemos decidido impulsar una segunda jornada nacional e internacional de lucha en solidaridad con los estudiantes de Ayotzinapa para el 22 de octubre.

Reunidos en asamblea, los estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, hacemos un llamado fraterno a las organizaciones, federaciones y sindicatos de estudiantes para que ese día, en la medida de sus posibilidades, realicen protestas en los consulados y embajadas de México en todo el mundo para exigir la presentación con vida de los desaparecidos y el castigo a los responsables materiales e intelectuales de la masacre.



Atte: Asamblea Estudiantil de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, México


Chile - A poner fin al abuso del subcontrato.

Posted by Nuestra publicación: on lunes, octubre 20, 2014
Enrique Chinaski.
Socialismo Revolucionario.


Llevo tres años aproximadamente trabajando subcontratado, en este tiempo me he dado cuenta de lo precario que es este tipo de trabajo, en mi caso puntual el pago de horas extra existe, pero otros beneficios dado a los trabajadores de planta me son negados, por ejemplo vehículos o móviles para acercarte a la casa cuando la jornada laboral se alarga  más allá de lo razonable, o la falta de colación nocturna como si por el hecho de estar subcontrato no tuvieras derecho a comer.

Con la subcontratación tal vez el mandante, en algunos casos gaste más por cada trabajador, pero se ahorra el problema que significa para él cada uno de ellos, además de esta manera el empleador logra dividir a los trabajadores y esta forma impide la sindicalización de estos.

A terminar con las desigualdades en el mundo del trabajo.

Debido a lo anteriormente mencionado y de acuerdo a cifras entregadas por expertos más de un 37,8 % de las empresas subcontratan, como forma de desentenderse de las necesidades básicas de los trabajadores.  Como por ejemplo la falta de igualdad en las condiciones de trabajado, no tener un lugar adecuado para su colación o incluso la falta de baños y duchas.

Discriminación salarial, pagando menos a los trabajadores subcontratados en comparación con los trabajadores de planta de cada empresa y de esta forma incentivando una mayor división entre los trabajadores, para que no puedan luchar por sus derechos en forma conjunta.

Esto es lo que está llevando hoy la concentración de la riqueza en muy pocas manos, fundamentalmente entre los grupos económicos más poderosos del país y fomentando la desigualdad y la pobreza debido a los miserables salarios pagados a estos trabajadores a los que finalmente no les alcanza para sobrevivir, lo que los lleva a endeudarse con las empresas del retail y los bancos, que finalmente están en manos de los mismos que los explotan.

Por estos motivos, llegó la hora de que los trabajadores nos unamos para poner fin al flagelo del subcontrato y terminar con otra herencia de las leyes abusivas impuestas a sangre y fuego por la dictadura.




Historia: La masacre estalinista de polacos en el bosque de Katyn

Posted by Nuestra publicación: on domingo, octubre 19, 2014


La agencia rusa RT informó sobre la publicación de los archivos secretos sobre la masacre de Katyn, el 29/04/2010
La Agencia Federal Rusa de Archivos (Rosarjiv, en ruso) abre los archivos sobre tristemente famosa la masacre de Katyn de los polacos en 1940.
Leer más : http://actualidad.rt.com//actualidad/...





Para leer el relato de los detalles del asesinato masivo de oficiales polacos ordenada por el dictador Stalin, vaya a:  http://www.exordio.com/1939-1945/codex/msoldado/katyn.html

El MIR Chileno: Balance esencial a cuarenta años de la caída en combate de Miguel Enriquez

Posted by Nuestra publicación: on viernes, octubre 17, 2014
El MIR Chileno: Balance esencial a cuarenta años de la caída en combate  de Miguel Enriquez
Fuente: Revista Carcaj
El MIR Chileno: Balance esencial a cuarenta años de la caída en combate Miguel Enriquez
por 14, OCTUBRE, 2014

Aunque no milité en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria de Chile (MIR), siempre tuve un gran respeto y no poca admiración por los miristas, especialmente por figuras como Miguel Enríquez, Bautista Von Schouwen, Luciano Cruz y Lumi Videla. Si bien no fui mirista, en más de una ocasión compartí  con ellos empresas comunes, triunfos, esperanzas, dolores, derrotas y frustraciones. Conformo la generación que fue testigo y protagonista de los procesos que encarnaron estos dirigentes y varios miles de jóvenes revolucionarios chilenos de los años 60 y 70. Como militante de la izquierda revolucionaria de aquella época, también como historiador y ciudadano de los tiempos actuales, tengo un juicio sobre la historia del MIR ya expresado en varias ocasiones y que vuelvo a compartir a pedido de la revista Carcaj con motivo de los 40 años de la muerte de Miguel Enríquez.
Porque sabemos que la visión y los sentimientos del ciudadano tienden a impregnar, inevitablemente, el juicio del historiador y, precisamente, porque me cuento entre aquellos que piensan que no hay historia neutra, estoy consciente de que mi pequeño y marginal rol de observador y compañero de ruta en algunos pasajes de la historia del MIR, baña mis apreciaciones y juicios históricos. No obstante, mi calidad de historiador y de ciudadano me obliga a ejercer el juicio crítico sobre los actores de la historia, aun de aquellos que nos son cercanos o por los que sentimos respeto y admiración.
Al reflexionar sobre la trayectoria histórica de Miguel Enríquez y del MIR chileno (menciono a ambos ya que no es posible referirse a uno sin hablar del otro), me surgen tres grandes interrogantes que quisiera compartir con ustedes. Tres preguntas en las que puede sintetizarse el balance histórico más esencial respecto de estos actores.
En primer lugar, ¿qué representó históricamente Miguel Enríquez y la generación rebelde de los años 60 y 70 del siglo XX? Luego, parece pertinente interrogarse acerca de los aciertos y errores de esos dirigentes y militantes; finalmente, es necesario plantearse cuáles son los elementos rescatables de esas experiencias en la perspectiva de las luchas libertarias del presente y del futuro.
Aunque cada uno de estos problemas puede ser materia de largos debates, en parte ya realizados, en parte pendientes, aprovecho la oportunidad que se me ha ofrecido para hacer algunos planteamientos a título exploratorio, para “galopar sobre estos temas”, como solía decir el propio Miguel.
La primera interrogante es tal vez la más fácil de responder. Con la perspectiva que permite el transcurso del tiempo, además de la culminación de ciertos procesos históricos, no cabe duda que la generación revolucionaria de los 60 y los 70, aquella nucleada en torno al MIR y otras organizaciones de izquierda revolucionaria, representó la tentativa más decantada en la historia de Chile por “tomar el cielo por asalto”, esto es, conquistar el poder para un proyecto revolucionario socialista centrado en la obtención de la justicia y la igualdad social. Tuvo el privilegio de actuar en un momento clave de la historia, cuando una poco común confluencia de factores de larga y de corta duración puso a la orden del día en el seno del ya secular movimiento popular chileno la cuestión del acceso al poder. La emergencia de esa generación revolucionaria fue posible gracias a numerosos factores derivados de la permanente crisis de la sociedad chilena a partir del agotamiento del modelo de sustitución de importaciones y del fracaso de variadas experiencias políticas –desde los gobiernos radicales hasta la “Revolución en Libertad”, pasando por el populismo ibañista de la “Revolución de la escoba” y la “Revolución de los gerentes” del derechista Alessandri-, que generaron una actitud de disponibilidad política para llevar a cabo cambios sociales más profundos en amplios sectores del mundo popular y de las capas medias, especialmente, estudiantiles e intelectuales. A ello se sumó el profundo impacto de la Revolución Cubana, la disidencia china respecto del Vaticano ideológico representado por Moscú en el seno del movimiento comunista internacional y las revoluciones anticoloniales que se multiplicaron desde fines de la Segunda Guerra Mundial y, muy particularmente, durante los años 60. Todos estos hechos pusieron la revolución “a la orden del día” en el escenario internacional. Pero se trataba de una revolución que ya no sería la simple expansión geopolítica del llamado “campo socialista” al amparo de la potencia militar soviética como había ocurrido en la mayoría de los países de la Europa Oriental durante la segunda mitad de los años 40, sino de una auténtica revolución desde las bases populares, una revolución de acuerdo a los cánones clásicos del marxismo que la generación revolucionaria chilena y latinoamericana de los 60 y de los 70 intentó retomar. Esto significaba una ruptura de grandes proporciones respecto de las concepciones y las prácticas parlamentarias y legalistas de la izquierda que, en el caso de nuestro país, se venían desarrollando –no sin altibajos- desde mediados de los años 30.
Sintetizando, podríamos decir que la empresa liderada por Miguel Enríquez consistió en intentar, en base a la audacia, el coraje, el empuje, la decisión, la inteligencia y el sacrificio, la toma del “Palacio de Invierno”, de acuerdo a los postulados del leninismo y a los aportes teóricos y prácticos de la experiencia cubana y del guevarismo.
La creación de un partido de revolucionarios profesionales de sesgo leninista se entrelazó con la concepción de la organización político-militar tomada de la experiencia guerrillera cubana y latinoamericana.
El principal acierto del MIR fue captar el estado de “disponibilidad revolucionaria” de una vasta franja de trabajadores, intelectuales y estudiantes y, más agudamente, percibir que la elección de Salvador Allende como Presidente de la República abría una situación prerrevolucionaria. Los mayores éxitos políticos del MIR se dieron precisamente en aquellos años, cuando con audacia y flexibilidad táctica se empezó a convertir en un partido con influencia de masas, un actor importante de la vida política nacional. Tal vez una de sus principales carencias fue la falta de tiempo. En su frenética carrera, tanto esta organización como el conjunto de la izquierda revolucionaria no alcanzaron la influencia y la madurez requerida para revertir la situación que se transformaba aceleradamente de crisis prerrevolucionaria en contrarrevolución desembozada.
El contexto político e ideológico de aquellos años hacía muy difícil la necesaria renovación ideológica de la izquierda chilena. En el mundo bipolar de la Guerra Fría, de las definiciones a favor de uno u otro campo, en un contexto en que la lucha política se planteaba en la lógica de la guerra, el espacio para las revisiones críticas e introspectivas era objetivamente muy pequeño, en algunos casos francamente insignificante. Luego, bajo la dictadura, ese camino era aún más difícil. Ciertas concepciones y tendencias, a veces criticadas, pero jamás superadas totalmente, como el foquismo y el militarismo en algunas organizaciones revolucionarias, unidos a ciertos errores de apreciación –como la subvaloración del poderío del enemigo y la sobrevaloración de la fuerza propia- se saldaron en el exterminio físico y en la derrota política y militar del proyecto revolucionario encarnado por Miguel Enríquez y sus compañeros. El proyecto mirista fue, en realidad, derrotado en tres oportunidades: la primera vez entre 1973 y 1976, cuando la feroz represión de la dictadura liquidó a una parte muy significativa de su dirección histórica, entre ellos al propio Miguel, y desarticuló muchas estructuras de la organización. Una nueva hecatombe se consumó entre fines de los 70 y comienzos de los años 80, terminando en cuantiosas pérdidas humanas, políticas y materiales acciones como la “operación retorno” y la tentativa de implantación guerrillera de Neltume. Y una nueva derrota, esta vez eminentemente política, tuvo lugar durante la segunda mitad de los años 80, cuando se impuso la “transición pactada” que dejó al MIR y a otras fuerzas revolucionarias sin alternativa viable, y, en definitiva, sin base social.
¿La derrota de un proyecto significa la invalidación de su causa? No necesariamente. Pienso que lo esencial de los ideales de la generación revolucionaria que creció y se desarrolló en los años 60 y 70, sigue estando vigente puesto que los grandes objetivos de justicia e igualdad social no han sido cumplidos en nuestro país. Pero, y esta es nuestra tercera interrogante: ¿qué es lo rescatable de esos proyectos fuera de la propia experiencia?
Sin duda estamos en una época distinta. Ya no vivimos –como creíamos entonces- en “la época del imperialismo y de la revolución proletaria”. Ciertamente, estamos aún en la época del imperialismo (ahora más globalizado), sin embargo, solo una imperdonable ceguera política podría llevarnos a creer que la revolución proletaria está a la orden del día en algún punto del planeta. Cuando las grandes transformaciones sociales, económicas, culturales e ideológicas de las últimas décadas del capitalismo globalizado han diluido la identidad e incluso una buena parte de la base sociológica de la clase obrera, cuando la emergencia de nuevos actores sociales populares configura un panorama más complejo y matizado, solo una irreflexiva obstinación nostálgica podría llevarnos a la repetición de los moldes revolucionarios clásicos. Pocos son, en realidad, los conceptos e instrumentos políticos de aquella época que han salido indemnes de los vendavales históricos del tiempo transcurrido desde la caída entonces[1].
Los proyectos marxistas de socialismo basados en dos supuestos: un soporte material representado por la gran industria, y un soporte social, la clase obrera, han sido seriamente cuestionados por la experiencia histórica y por la evolución del capitalismo. Hasta ahora las bases materiales de la gran industria no han constituido más que los soportes de la reproducción ampliada del capitalismo y en algunos países produjeron formas estatales totalitarias. Una nueva utopía revolucionaria, so pena de volver a repetir experiencias de nefastas consecuencias, debería comenzar por cuestionar este supuesto, proponiendo enseguida una nueva forma de producir que aún no es posible prever.
Del mismo modo, se debe constatar que a pesar de las previsiones y deseos, la clase obrera no ha sido, en cuanto tal, en ningún país del mundo, la fuerza social decisiva para la liberación de la humanidad. Si bien su carácter de clase explotada bajo el capitalismo es una evidencia histórica incontestable, su esencia revolucionaria universal no fue, en realidad, jamás fundamentada ni confirmada por la experiencia histórica. Aunque buena parte de las revoluciones del siglo XX se hicieron en su nombre y con su apoyo, en ninguna parte esta clase, en tanto tal, ejerció la dirección real de esos procesos que terminaron por constituir nuevas formas de dominación y de explotación. Esta constatación no invalida el hecho de que un proyecto revolucionario anticapitalista solo puede tener como base social a los trabajadores y demás sectores explotados u oprimidos por el capitalismo, pero nos obliga a replantearnos el tema de los sujetos sociales portadores del cambio. De seguro, el sujeto social revolucionario de los nuevos combates por la liberación es más cercano a aquella visionaria percepción mirista sobre “los pobres de la ciudad y del campo”, un sujeto plural, multiforme, de contornos flexibles, que se construye en torno a ciertos momentos y tareas históricas. No se trata ya de encontrar a “la” clase mesiánica portadora de la liberación de la humanidad, sino de articular en un proyecto revolucionario global las aspiraciones de los trabajadores y demás sectores explotados con las de otros segmentos étnicos, sociales y culturales que cuestionan el capitalismo.
En esta perspectiva, el socialismo del futuro no puede ser concebido simplemente como un proyecto que presentado como “socialismo” no sea más que una forma específica de capitalismo o socialismo de Estado. Para la construcción de una utopía de nuevo tipo se hace necesaria una profunda reformulación de las bases teóricas, ideológicas, políticas y culturales que inspiraron los programas y prácticas de los movimientos políticos y sociales de transformación social en Chile.
¿Qué podemos rescatar entonces de la experiencia de la generación revolucionaria de los 60 y los 70? En un mundo donde ha hecho crisis la teoría clásica de la revolución y en el que el impulso vital de la revolución rusa se ha extinguido en medio del desastroso final de los “socialismos reales”, es, sin duda, poco lo que se puede recuperar de las referencias teóricas, de los instrumentos y de las estrategias políticas de antaño, pero es mucho lo que se debe recoger en cuanto a decisión de cambiar el mundo y lo que se debe rescatar en el plano de la moral y de la consecuencia con los principios y convicciones. Cuando las clases dirigentes, a través de sus políticos e intelectuales, solo ofrecen a la humanidad la perspectiva de una eterna reproducción del capitalismo, una suerte de congelamiento o “fin de la historia” sin proyectos colectivos ni utopías de cambio social, ; cuando en países como el nuestro la casta política nos muestra día a día que para ella pensar, decir y hacer son tres cosas distintas, el legado moral de Miguel Enríquez y de su generación revolucionaria sigue teniendo un valor que en la perspectiva de las luchas y utopías libertarias del futuro, no será puramente testimonial. El desafío histórico para las nuevas generaciones consistirá en recoger esa herencia moral y procesarla a través del prisma de nuevos instrumentos teóricos que deberá construir por sí misma, recuperando de los aportes anteriores lo necesario, sin reflejos nostálgicos que conduzcan a la repetición de los costosos errores del pasado, mas sin claudicación frente a las presiones del sistema de dominación.
Estoy seguro que, más temprano que tarde, estos nuevos hombres y mujeres evaluarán la experiencia y el legado de quienes los precedieron y construirán, con el mismo entusiasmo y consecuencia, aunque con más clarividencia y mayor efectividad, las “grandes alamedas” libertarias del porvenir.

Santiago, octubre de 2014.



[1] Varias de las ideas expresadas a continuación fueron desarrolladas junto a los integrantes del colectivo CEP-Chile en el documento Una corriente socialista libertaria como alternativa de izquierda revolucionaria (Reflexiones para un proyecto transformador), París, Centro de Estudios Políticos sobre Chile, abril de 1985.

Chile - Scotiabank en Huelga

Posted by Nuestra publicación: on jueves, octubre 16, 2014
En la foto dirigentes de la Confederación Bancaria Solidarizan con los trabajadores de Scotiabank.  

El Malestar de los trabajadores bancarios chilenos.
Patricio Guzmán S.

Ayer miércoles 15 de octubre, cerca de 1.500 trabajadores de Scotiabank en Chile, hicieron efectiva la huelga votada por el 97% de los socios del sindicato Scotiabank ex BDD.
Se trata de la tercera huelga en un banco en lo que va del año 2014, una situación no vista en muchos años. Antes estuvieron en huelga Banco Ripley, y Banco Paris, ahora es el turno de Scotiabank. La huelga de Banco Ripley duró siete días, y sus resultados fueron moderamente exitosos respecto a los que la empresa estuvo dispuesta a ceder antes de la huelga, sin embargo cuando escribo estas líneas, a poco más de un mes del fin del conflicto, ya son alrededor de veinte los trabajadores despedidos del sindicato, entre ellos los delegados más activos en la movilización.

El caso de Banco Paris es más dramático. Banco Paris es parte del holding Cencosud cuyo dueño es Horst Paulmann, chileno – alemán, dueño del holding Cencosud, que opera cadenas de supermercados, centros comerciales y tarjetas de crédito, con presencia en Chile, Colombia, Argentina, Perú y Brasil, y uno de los hombres más ricos del planeta. Con el grueso de las colocaciones hipotecarias transferidas a Scotiabank, y un proceso de cierre de sucursales y disminución de personal desde el año 2012, tras la huelga casi todas las sucursales han sido cerradas y los trabajadores sindicalizados despedidos. Al parecer Horst Paulmann prefiere concentrar su negocio de crédito bancario, en la “banca en las sombras” desregulada, mediante su gigantesca cadena de multitiendas Paris.

El Banco Scotiabank ha tenido excelentes utilidades. La intransigencia frente a las demandas de los trabajadores, muestra claramente que estas instituciones financieras no quieren compartir con sus trabajadores, que son los que crean la riqueza con su esfuerzo, ni siquiera un poco de esta ingente ganancia.

Banco Scotiabank
Resultados parciales del ejercicio en el mes indicado
 (Cifras en millones de pesos)
Ago-14
52235
Ago-13
37235
Aumento en el periodo
15000
% aumento en el periodo
40,28%

Fuente: Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras.


Lo que ha desencadenado las huelgas del sector bancario en 2014, es el creciente malestar de los funcionarios bancarios, que ven que los bancos cada vez ganan más, pero no ocurre lo mismo con sus con sus remuneraciones, sus condiciones de trabajo y nivel de vida. La banca que opera en Chile ha tenido resultados espectaculares, especialmente comparados con la desaceleración y el frenazo al crecimiento que vive actualmente la economía chilena. Al mismo tiempo, las gerencias de los bancos aumentan y entrelazan el cumplimiento de manera unilateral y permanente las metas a las que están vinculados bonos y comisiones, y se niegan a incluirlas en las negociaciones colectivas con los sindicatos. Como resultado los trabajadores bancarios sufren disminuciones abruptas de sus remuneraciones. Las remuneraciones variables han ido en permanente aumento, lo que permite a los bancos aumentar las extensiones no remuneradas por horas extras de la jornada laboral.

¿Cómo han  conseguido los bancos incrementar la intensidad y extensión del trabajo? Han impuesto una verdadera ideología individualista: La Meritocracia. Se supone que los funcionarios son calificados y remunerados de acuerdo a su mérito. Así acceden a comisiones por cumplimientos de metas, que se han ido generalizando también al personal no comercial. La extensión no remunerada de la jornada de trabajo, la han logrado mediante el recurso al uso mañoso del artículo 22 del código laboral, que libera de control horario a los gerentes, y que los bancos han hecho extensivo a la fuerza de venta nombrándolos “ejecutivos comerciales”, aunque no tienen responsabilidades gerenciales. Los funcionarios presionados a cumplir las metas pueden trabajar jornadas muy largas, a veces hasta 12 horas al día e incluso vendedores colocan créditos sábados y domingos. Con la excusa de dar “oportunidades” de mejora salarial, cajeros, personal de atención a clientes en mesón y vigilantes son invitados y presionados a vender productos de los bancos, como seguros. Las metas obligan a los ejecutivos comerciales a “atar” a los créditos otros productos como tarjetas y seguros, que en realidad algunos que los clientes no necesitan y tienen siniestralidad cercana a cero. Los abusos contra los clientes que este sistema ha provocado han sido ampliamente denunciados por los medios en algunos momentos, e incluso se ha intentado legislar, con nula consecuencia práctica, como suelen ser las leyes en Chile es estos casos.
En otros artículos hemos visto como también colaboran a las súper ganancias de la banca, en época de desaceleración del crecimiento, las bajas Tasas de Política Monetaria fijadas por el Banco Central, que son una fuente de financiamiento de la banca. Hay que agregar también los depósitos de los clientes en los bancos con bajas tasas de interese, los fondos previsionales de las AFP que los bancos pueden conseguir a tasas del 4 ó 5% anual, para después prestarlos a los propios trabajadores, que en teoría son los dueños de esos fondos, a tasas de interés del 40 y 65% anuales.

El aumento de la inflación también beneficia a los bancos, que han llegado a recibir dinero del Banco Central a interés real negativo, con intereses nominales de Tasa de Política Monetaria inferiores a la inflación. Lo mismo se aplica a los depósitos no indexados mediante la UF a la inflación, remunerados con tasas en pesos nominales, mientras las colocaciones de créditos si  consideran la inflación.


Negociación Colectiva.
En la banca, como en general en el país, más que negociación colectiva los sindicatos se enfrentan a “contratos de adhesión”. Esos contratos de “lo toma o lo deja” que los bancos conocen tan bien, al colocar créditos. El código laboral que heredamos del plan laboral de la dictadura, y que los sucesivos gobiernos civiles no han tenido voluntad de cambiar, está diseñado para reducir el poder de negociación de los sindicatos. La negociación y la huelga está normada hasta el extremo para tornarla inefectiva. El Código Laboral y la práctica del multi RUT promueven la división y la multiplicidad sindical.  Y por si esto no fuera suficiente, la banca se ha caracterizado por las prácticas anti sindicales. Este año los sindicatos bancarios han denunciado prácticas anti sindicales, que incluyen hostigamiento, descuentos indebidos, castigos en metas y despidos de trabajadores que participaron en huelgas, e incluso una agresión física a un dirigente sindical del banco BICE.
En un país en franco deterioro económico, los bancos ganan como nunca pero no comparten las utilidades, o el botín, con sus trabajadores, que están cansados de que sus aspiraciones sean postergadas permanentemente.

En la banca, como en general en el país, más que negociación colectiva los sindicatos se enfrentan a “contratos de adhesión”. Esos contratos de “lo toma o lo deja” que los bancos conocen tan bien, al colocar créditos. El código laboral que heredamos del plan laboral de la dictadura, y que los sucesivos gobiernos civiles no han tenido voluntad de cambiar, está diseñado para reducir el poder de negociación de los sindicatos. La negociación y la huelga está normada hasta el extremo para tornarla inefectiva. El Código Laboral y la práctica del multi RUT promueven la división y la multiplicidad sindical.  Y por si esto no fuera suficiente, la banca se ha caracterizado por las prácticas anti sindicales. Este año los sindicatos bancarios han denunciado prácticas anti sindicales, que incluyen hostigamiento, descuentos indebidos, castigos en metas y despidos de trabajadores que participaron en huelgas, e incluso una agresión física a un dirigente sindical del banco BICE.


En un país en franco deterioro económico, los bancos ganan como nunca pero no comparten las utilidades, o el botín, con sus trabajadores, que  están cansados que sus aspiraciones sean postergadas permanentemente.



Irlanda - Triunfo en elección complementaria marca punto de inflexión en la lucha contra la austeridad

Posted by Nuestra publicación: on martes, octubre 14, 2014

Martes 14 de Octubre 2014
Eddie McCabe; Socialist Party, CIT en Irlanda

Paul Murphy gana escaño parlamentario mientras 100.000 marchan en contra de los cargos de agua

12 de octubre 2014 será un día recordado en los próximos años en Irlanda. Se estima que 100.000 personas marcharon en Dublín contra los odiados cargos de agua. Y el mismo día, Paul Murphy, miembro del Partido Socialista y candidato de la Alianza Anti Austeridad (AAA), ganó la elección complementaria en Dublin South West, levantando el llamado a una campaña masiva de no pago y resistencia activa a este doble impuesto. Paul se une a los  miembros del parlamento del Partido Socialista, Joe Higgins y Ruth Coppinger en el Dáil (Parlamento irlandés). Ruth ganó una elección complementaria en Dublín West hace cinco meses.
Hace poco más de un año, la campaña en contra del Impuesto de Bienes Inmuebles fue derrotada, lo que sin duda desmoralizó a mucha gente de la clase trabajadora. Pero de esa campaña se formó la AAA, por iniciativa del Partido Socialista, para competir en las elecciones de mayo de 2014 y recibió una cálida bienvenida por parte de la clase obrera con la elección de 14 concejales a nivel nacional.
Esas elecciones fueron una indicación de un punto de inflexión en la comprensión de la gente de la posibilidad de resistir la austeridad, después de siete años de embestida. El 12 de octubre fue una explosión social en base a ese sentimiento.

La victoria en el corazón del Sinn Fein [1].
En la mañana del viernes 03 de octubre, llegó a la sede del Sinn Fein Dublín Sur Oeste, una entrega de afiches, una semana antes de la jornada electoral. Llevaban el lema que había servido al Sinn Fein tan bien en las elecciones locales y europeas poco más de cuatro meses antes, en las que habían hecho un histórico avance electoral. En ellos se lee simplemente: "Hacer el cambio".
Esto era parte de su plan para un último gran esfuerzo para asegurar la victoria en una de sus tradicionales circunscripciones. Pero a medida que los equipos de activistas determinados del Sinn Fein se posicionaban en diferentes direcciones a través de la circunscripción de repente se vieron desanimados y frustrados. Se encontraron con un mar de afiches de la AAA rojos, negros y amarillos que llevaban una respuesta a los carteles ni siquiera habían colocado aún: "Hacer el cambio REAL - vote 1 Paul Murphy".
Este era un símbolo de cómo la elección general se jugó de principio a fin. La AAA estableció el orden del día y fue un paso por delante en el toma y daca de la batalla política. La AAA hizo la campaña electoral no sólo en contra de los cargos de agua, sino sobre cómo vencerlos, y de manera crucial sobre en quién la clase trabajadora puede confiar en esta lucha.
La elección se hizo clara: la gente debería poner sus esperanzas en otro partido político, como el Sinn Fein, para formar un gobierno que pueda abolir los cargos de agua (como muchos habían hecho con anterioridad en el Laborista) o deben confiar en cambio en la organización de las comunidades, en el no pago masivo y la protesta, y en la construcción de la presión política que ningún gobierno pueda ignorar.
En consonancia con la revuelta que se está gestando contra los cargos del agua en todo el estado de Irlanda, la mayoría eligió la segunda opción y votó a favor de la AAA.
Todos los analistas políticos y comentaristas en Irlanda de acuerdo en que el favorito en esta elección era el Sinn Fein y ninguno pensaba que la AAA podría ganar. Los corredores de apuestas daban al  Sinn Fein un 25 sobre 1  como ganador en la elección y a la AAA un 1 sobre 16. Las elecciones locales y europeas en mayo de este año se caracterizaron por un giro hacia el Sinn Fein, particularmente en comunidades de la clase trabajadora en Dublín, donde el Partido Laborista está hundido en el estiércol por sus pasadas traiciones y promesas incumplidas.
Una encuesta de opinión a nivel nacional publicado por el Irish Times dos días antes de las elecciones puso al Sinn Fein el el mismo nivel del Fine Gael - el principal partido de derecha en el gobierno – lo que indicaba una continuación de ese giro. El Sinn Fein estaba muy confiado.
Pero subestimaron la AAA y su capacidad para convencer a la gente de la necesidad de una lucha activa en el tema y exponer las debilidades del propio enfoque del Sinn Fein.
El periódico Irish Times el día después de la elección, escribió que la campaña de AAA había sido un "golpe maestro de la táctica política y el timming". El resultado fue una gran sorpresa, lo cual habría sido imposible sin una evaluación política correcta y la capacidad de expresar un enojo subyacente. También demandó una enorme cantidad de trabajo duro de muchos activistas y simpatizantes dedicados.
La lección que hay que sacar es que el tiempo para construir un nuevo movimiento para representar a los trabajadores y en contra de los cargos de agua y toda la austeridad, es ahora. Ese será el foco de la AAA de aquí en adelante.




[1] El Sinn Fein, es heredero del partido nacionalista histórico Irlandés, en la lucha por la independencia contra el colonialismo británico. El Sinn Fein actual en la República de Irlanda es un partido que puede calificarse de “centro – izquierda” y que después de ser considerado anti sistémico ha evolucionado hacia la búsqueda de la participación dentro de los límites del estado capitalista actual. NdT.

TEORIA MARXISTA: El Bonapartismo y los Sindicatos

Posted by Nuestra publicación: on martes, octubre 14, 2014


Reproducido de ASR, CIT en Bolivia

Trotsky y los sindicatos en la era de la decadencia del imperialismo. Sobre las tareas de los revolucionarios en este periodo.


El bonapartismo

El bonapartismo surge como un arma de la clase dominante en momentos en que la correlación de fuerzas entre las dos clases antagónicas (Proletariado y burguesía) es pareja. Su carácter de mediador hace que juegue como un árbitro del conjunto de la nación y en apariencia por encima de las clases. Es característico de los países de capitalismo desarrollado y surge necesariamente en momentos de crisis revolucionaria donde está en juego o la revolución proletaria o el aplastamiento de ésta por el fascismo. Por tanto el bonapartismo es un gobierno de transición mientras le sirva a la clase dominante para re-estabilizar la situación luego de una serie de derrotas importantes de la clase obrera, o bien como periodo preparatorio para el aplastamiento definitivo del proletariado en ascenso.
Todo el siglo XX de la Europa continental estuvo a travesada por distintas variantes de bonapartismo que jugaron un rol clave en el desenlace de los conflictos de clase. Los ejemplos de la década del 30 en Francia y Alemania son característicos de este periodo.

LEÓN  TROTSKY
El bonapartismo sui-generis o semi-bonapartismo

En los países semi-coloniales o de capitalismo atrasado el bonapartismo adopta un rol similar pero bajo las características propias del desarrollo económico de la nación oprimida.

En los países de capitalismo atrasado es el imperialismo (capital financiero) el que domina la vida económica del país y no la burguesía nativa, que en los hechos solo juega un rol secundario y de lacayo (testaferros de una porción de la renta nacional). Pero como el imperialismo no importa obreros y tiene que proletarizar a la población nativa, el peso y el rol de la clase trabajadora adopta rápidamente una situación excepcional en la vida política del país. Estos tres fenómenos, presión del imperialismo, rol secundario de la burguesía nativa y el rápido crecimiento del proletariado nacional, marcan el ritmo fundamental de la lucha de clases en los países semi-coloniales.

En la época actual de dominio imperialista, que se caracteriza por crisis constantes del sistema capitalista en decadencia, en determinados momentos, frente a la debilidad del imperialismo, surgen movimientos nacionalistas burgueses en los países semi-coloniales que buscan independizarse un poco y ganar cierto margen frente a al capital extranjero. Es la búsqueda de sectores burgueses nacionales de lograr una mejor tajada de la torta y posicionarse de mejor forma frente al mercado mundial.

A este tipo de gobiernos Trotsky los caracterizó como semi-bonapartistas por el hecho de que para lograr sus fines deben ponerse como árbitros aparentes entre los intereses por un lado de las masas nacionales y por el otro frente a la presión del capital extranjero. Su incapacidad histórica de lograr los fines de la liberación nacional que se expresan en el sacudimiento total del yugo imperialista y la modernización del Estado nacional (empezando por solucionar el problema agrario) está marcada por su condición de clase. Como representantes de la burguesía nacional no pueden ir más lejos de los límites del capitalismo y por tanto terminan cediendo a las pretensiones del imperialismo, ya que de otra forma corren el riesgo de que la clase obrera los sepulte en su lucha ininterrumpida contra el capital trasnacional.

Pero para eso es fundamental que estos gobiernos busquen el apoyo en las masas, para lo cual están dispuestos a dar ciertas concesiones a condición de controlar al movimiento en su conjunto. Ahí nace la necesidad imperiosa de estatizar a los sectores de la clase obrera organizada y al del movimiento campesino.

El M.A.S y los sindicatos

El gobierno nacionalista del M.A.S logró encaramarse en el poder luego de una serie de luchas históricas de las masas en Bolivia producto del fracaso del sistema neoliberal que sumergió a la población en una profunda miseria social. La base social principal del masismo es el campesinado que logro aglutinarlo tras su bandera gracias a la cooptación de sus principales organizaciones sindicales. La burocracia campesina indígena logra tener el control del movimiento en su conjunto gracias a que las organizaciones sindicales aglutinan a los distintos estratos del campesinado desde los medianos hacendados hasta los pequeños productores (surcufundistas). Este fenómeno permite a la pequeña burguesía agrícola tener el control absoluto sobre los demás estratos campesinos.

Desde esta posición el gobierno logró desde un principio disciplinar al proletariado hasta lograr tener el control a través de la burocracia obrera a todo el movimiento.

Pero no solo utilizó ese recurso de chantaje de masas, sino que aprovecho en todo su esplendor el aparato del Estado burgués. Por ejemplo mediante la nacionalización parcial de los hidrocarburos logró estatizar al mismo tiempo al proletariado petrolero y su organización sindical. Lo mismo ocurre con las demás ramas de la industria nacionalizada.

Incluso en el trascurso de este gobierno se han formado de manera rápida mucho nuevos sindicatos fabriles que antes no tenían la posibilidad de hacerlo. Este genera una apariencia entre los trabajadores de mayores libertades democráticas y sindicales y se sienten con la confianza como para lograr extenderse. Pero esto no llama la atención sino que tiene un sentido claro para el nacionalismo como forma de cooptar al movimiento sindical y ampliar su base social. “Esta medida de la clase dirigente apunta a disciplinar a la clase obrera para hacerla trabajar al servicio de los intereses “comunes” del Estado, que parecen confundirse con los intereses de la propia clase obrera.”

“En realidad esta tarea de la burguesía consiste en liquidar a los sindicatos como organismos de lucha de clases y sustituirlos por una burocracia sindical como órgano de dirección del Estado burgués sobre los obreros.”

Estas medidas del capitalismo de Estado en un país atrasado busca defenderse por un lado del imperialismo extranjero y por el otro de su propio proletariado que como planteamos es una característica fundamental del semi-bonapartismo. “Este tutelaje está determinado por las dos grandes tareas antagónicas que el Estado Burgués debe encarar: atraer a toda la clase obrera, para así ganar un punto de apoyo para la resistencia a las pretensiones excesivas del imperialismo, y, al mismo tiempo, disciplinar a los mismos obreros poniéndolos  bajo control de una burocracia” (Los sindicatos en la época de la decadencia imperialista. Trotsky.)

Los sindicatos y la tarea de los revolucionarios

De este análisis es fundamental sacar la conclusión de la importancia fundamental de trabajar en los sindicatos para recuperarlos y ponerlos al servicio de la lucha obrera. Erosionar la base social del nacionalismo burgués es la condición primordial para pensar en construir una vanguardia obrera capaz de disputarle las masas a la burguesía nacional. Como plantea Trotsky, en la época actual de capitalismo en putrefacción los sindicatos o bien juegan un rol auxiliar en la colaboración de clases con la burguesía y el Estado Burgués, o por el contrario son un arma de la lucha revolucionaria contra el capitalismo y por la toma del poder. Los sindicatos “independientes” o tradeunionista ya no pueden jugar ese rol porque la época del capitalismo de libre democracia burguesa ha desaparecido para siempre. Entonces este tipo de sindicatos a pesar de su planteo de “independencia”, en los hechos solo pueden jugar un rol al servicio de la clase dominante. En cambio un sindicato combativo plantea necesariamente una lucha abierta contra el régimen en su conjunto y eleva la lucha a una lucha contra la burguesía y sus agentes.

Por eso mismo la tarea de los revolucionarios no es darle la espalda al movimiento obrero organizado como lo plantean algunas corrientes que hablan en nombre del marxismo, sino por el contrario la lucha por recuperar sindicatos y ponerlos al servicio de la lucha revolucionaria es la tarea fundamental de nuestro periodo.

Para eso siguen vigentes las consignas planteadas por Trotsky. En primer lugar debemos ir a la clase obrera bajo la posición de independencia completa e incondicional de los sindicatos respecto al Estado capitalista. Esto significa luchar por transformar los sindicatos en organismos de las masas explotadas y no de una aristocracia obrera. Conectado con eso luchar por la mayor democracia sindical lo que presupone en los hechos la realización de la independencia de los sindicatos frente al Estado Burgués.


“De todo lo anterior se desprende claramente que a pesar de la continua degeneración de los sindicatos y de su integración progresiva al Estado, el trabajo en su seno no solo que no ha perdido su importancia sino que se mantiene y se vuelve en cierto sentido incluso, revolucionaria. Se trata esencialmente de luchar por ganar influencia sobre la clase obrera. Cada organización, cada partido, cada fracción que tome una postura ultimatista respecto a los sindicatos, es decir que de hecho le dé la espalda a la clase obrera, solo por no estar de acuerdo con su organización, está destinada a perecer. Y hay que decir que merece perecer.”


Visita CORREO SR, informativo diario

Visita  CORREO SR, informativo diario
Hacer click en imagen

Visita nuestra sección Juventud y Lucha

Visita nuestra sección Juventud y Lucha
Hacer click en imagen

Visita nuestra sección Atake Verde

Visita nuestra sección  Atake Verde
Hacer click en imagen para visitar

Visita nuestra Biblioteca Marxista

Visita nuestra Biblioteca Marxista
Hacer click en imagen

Economía Mundial : Análisis y Comentarios

Economía Mundial : Análisis y Comentarios
Hacer click en imagen para leer

Visítanos y únete a SR en Facebook

Visítanos  y únete a SR en Facebook
Hacer click en imagen

TEMAS

internacional Chile crisis capitalista economia editorial CIT nacional trabajadores elecciones historia y teoria politica venezuela represion AFP España historia movimiento obrero estados unidos protestas alternativa socialista arte y cultura china crisis educación crisis economica europa huelga Huelga General mapuche capitalismo estudiantes analisis de perspectivas gran bretaña campaña solidaridad desempleo economía imperialismo grecia medioambiente Brasil Transantiago escuela sindicatos argentina crisis financiera kazajstan recesion alza de transporte bolivia gobierno Piñera israel stalinismo Socialismo conflicto israel palestina derechos de la mujer golpe de estado restauracion capitalista Trotsky alemania cuba juventud en rebelion palestina voto nulo declaracion CIT estalinismo gaza honduras partido comunista pueblos originarios Socialismo Revolucionario Unión Europea crisis bancos marxismo teoria marxista mexico ocupación de fábrica privatización de la educación 1º de mayo Latinoamerica Perspectivas Mundiales asesinatos educación irlanda del norte italia medio oriente perspectivas trabajadores mineros Egipto MPT Portugal escocia izquierda socialista y anticapitalista marcel claude peru revolucion salario minimo solidaridad unidad popular Bolivia-MAS Derechos Humanos Joe Higgins alzas campaña canada derecha documento del CIT guerra civil irlanda masacres privatizacion del cobre racismo revolucion rusa revolución alemana salud tsunami Sri Lanka depresion economica derechos democraticos desastre minero medios de comunicación movilizacion mujeres primero de mayo referendum rusia seguridad social terrorismo trabajadores portuarios Belgica PSOL Parlamento Europeo acuerdo pc - concertación colombia constitucion boliviana formación política francia huelgas paro revolucion cubana segunda guerra mundial sicariato tamil trotskismo Iniciativa por un Partido de Trabajadores Necrologicas Retail Sudáfrica afganistan balance proceso venezolano balance revolucion cubana calentamiento global crisis alimenticia desastre ecologico gripe porcina juventud libertad de expresion lucha anticapitalista nazismo obama pakistan suecia tratado de lisboa turkia video Asia Coalición de sindicalistas y socialistas Haití Muro Israel Palestina Relaciones mundiales y economía SR Tailandia africa burbuja inmobiliaria clases sociales crecimiento economico escuela latinoamericana fraude electoral homofobia marco enriquez ominami marx oligopolios presos politicos programa de transicion Kozovo Que somos y que defendemos TMI Xekinima costa rica hitler homosexualidad masacre tiananmen revolución china trabajadores de la salud xenofobia